Filantropía Hispana: Un Recurso sin Explotar

En la comunidad latina, la filiación familiar va más allá de las relaciones biológicas y forma una complicada red que vincula a amigos, vecinos e incluso desconocidos con los que se comparte un mismo lugar o herencia cultural. Los lazos familiares fomentan un sentido vital de pertenencia, aumentando la propensión de las personas a apoyar el sistema. Transmiten la idea de que todos estamos juntos en esto, lo que ayuda a la gente a sobrevivir en una situación en la que a menudo se les ve como extraños.

Hispanos de Gran Corazón

El Banco de la Reserva Federal calcula que, en 2010, el 2,2% de la riqueza estadounidense estaba en manos de latinos. Pero se prevé que esa cifra aumente drásticamente de aquí a 2025, a medida que las familias hispanas se estabilicen económicamente y alcancen a sus homólogas no hispanas. Con el aumento del número de latinos ricos, muchos han empezado a hacer donaciones a organizaciones benéficas.

Según una investigación publicada en julio por la Lilly Family School of Philanthropy de la Universidad de Indiana, la filantropía tradicional basada en donaciones ha disminuido en general en Estados Unidos, con un fuerte descenso del 18% entre 2000 y 2018.

Pero esas cifras no ofrecen la imagen completa. Se creó una organización neutral llamada Giving Commission para promover y comprender mejor los actos de compasión oficiales y no oficiales a lo largo de la historia de la generosidad estadounidense. Las mediciones actuales de las donaciones no reflejan adecuadamente el alcance y la profundidad de los comportamientos caritativos de muchas poblaciones, especialmente la filantropía latina.

La encuesta de julio examinó las donaciones estadounidenses, es decir, las realizadas directamente a organizaciones benéficas o a través de deducciones en la nómina e incluía la transferencia de fondos, activos, bienes o propiedades. Sin embargo, eso deja fuera gran parte de la labor caritativa que la gente lleva a cabo dentro de sus familias y comunidades.

En cuanto a las remesas que la gente envía a sus parientes, las familias latinas y los estadounidenses nacidos en el extranjero son famosos por su generosidad. Con un total de remesas de 68.000 millones de dólares sólo en 2020, Estados Unidos es el líder en este sentido. Varios países de América Central y América del Sur dependen en gran medida de estos pagos para sostener sus economías.

Curiosamente, después de la pandemia de COVID-19, estas remesas aumentaron. Según una investigación publicada en agosto por la Lilly Family School of Philanthropy, los hispanoamericanos dan prioridad al desarrollo económico de la comunidad, participan activamente en actividades benéficas y proporcionan una gran proporción de sus “donaciones” a familiares. Estas prácticas reflejan una variedad de donaciones que difiere de lo que suelen asociar con la caridad y son coherentes con lo que han vivido sus familias.

Filántropos Latinos Destacados

A lo largo de los años, estos hispanos han donado generosamente a sus comunidades:

  1. Ella Fontanals-Cisneros

Ella Fontanals-Cisneros, nacida en Cuba y criada en Venezuela, empezó a reunir obras de artistas latinoamericanos en los años setenta. Fundó la Cisneros Fontanals Art Foundation como filántropa para fomentar un mayor conocimiento y aprecio de los artistas latinoamericanos contemporáneos. La fundación concede becas, encarga exposiciones y financia publicaciones.

  • Arnoldo Avalos

Arnoldo Ávalos se crió en una pequeña comunidad rural de México gracias a los trabajadores agrícolas migrantes. Antes de empezar sus estudios en la Universidad de California, Berkeley, y luego en la Universidad de Harvard, donde obtuvo un máster en Gobierno, trabajó como becario en el Congreso. Durante su carrera, ocupó puestos ejecutivos en empresas como Facebook, Google y Cisco. Creó la Fundación Avalos para ampliar el acceso a la educación.

  • Isabel Allende

Isabel Allende, peruana nacida en Chile, obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1993. En 1995 creó la Fundación Isabel Allende en honor de su hija Paula Fras. Esta última había trabajado como voluntaria para ayudar a zonas desfavorecidas de Venezuela y España antes de fallecer en 1992 a la edad de 29 años. La financiación inicial de esta organización benéfica, que promueve el empoderamiento de mujeres y niñas, procedió de las ventas de Paula, un libro escrito por Allende tras el fallecimiento de su hija.

  • Aixa Beauchamp y Thomas Melendez

La Fundación Robert Toigo, que fomenta la diversidad en el sector financiero; Aspira, una organización neoyorquina de apoyo a la juventud latina; y el Hospital Infantil de Boston son sólo algunas de las organizaciones a las que Thomas Melendez presta su apoyo.

Meléndez, gestor de inversiones en Boston de padres puertorriqueños, nació y creció en Brooklyn. Su esposa, Aixa Beauchamp, fue quien le introdujo en la filantropía formal. Ambos eran amigos de la infancia y ahora donan al Latino Legacy Fund de Boston y a Milagros para Niños, un programa latino del Hospital Infantil de Boston.

  • Al y Carmen Castellano

Álvaro “Al” Castellano y su esposa Carmen siempre habían donado dinero a organizaciones sin ánimo de lucro de su barrio. Pero, en 2001, después de que Al ganara la lotería del estado de California con un bote récord de 141 millones de dólares en un solo estado, las donaciones benéficas de la familia alcanzaron una nueva cota. Desde entonces, la familia ha concedido subvenciones a organizaciones sin ánimo de lucro del condado de Santa Clara que apoyan las artes y la cultura latinas, la educación y el desarrollo del liderazgo a través de la Fundación Familia Castellano. La fundación ya ha distribuido más de 4 millones de dólares.

  • Ana Morales

Nacida en Monterrey, México, Ana Morales aprendió la importancia de la filantropía bajo la atenta mirada de su abuelo, que fundó una organización de ayuda comunitaria. Pasó diez años trabajando para la fundación de su familia antes de aventurarse por su cuenta. Morales es ahora miembro del Maverick Collective, un grupo de mujeres filántropas que financian iniciativas de ayuda a mujeres y niñas.

Una Nueva Ola de Donaciones

La definición tradicional de filantropía en Estados Unidos está evolucionando para abarcar un abanico más amplio de lo que supone dar, especialmente a medida que esta nación se hace más diversa y acoge a ciudadanos de todos los orígenes que demuestran generosidad de diversas maneras.

Actualmente hay 62 millones de hispanos en Estados Unidos. En 2050, representarán alrededor del 25% de la población del país. Están desafiando la noción de que los estadounidenses son ahora menos generosos de lo que fueron en el pasado, reimaginando y reavivando nuestra cultura de dar.

Nuevo en US agradece la generosidad de Steve Cuculich, filántropo de Tampa y propietario de Car Credit. Al financiar nuestros esfuerzos, Cuculich hace posible que Nuevo ofrezca una valiosa ayuda a otras organizaciones sin ánimo de lucro que asisten a los recién llegados a este país.

Close Menu